Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Categoría: Microrrelatos

Los ocupas de la isleta

Algo tan complicado como cruzar una calle transitada puede convertirse en un proyecto de vida. Eso le ocurrió a un hombre el día que se decidió a atravesar aquella ancha avenida por cualquier lugar en vez de usar el paso de peatones. Calculó que cruzando por zona prohibida se ahorraría un minuto, pero al llegar a la isleta central aumentó el volumen de tráfico y no pudo completar su trayectoria. Por supuesto se planteó regresar sobre sus pasos, pero al otro lado de la calzada también había multitud de vehículos devorando el asfalto a velocidades inhumanas, así que decidió esperar.

Esperó y esperó. Anocheció, amaneció y siguió en la isleta, sin poder cruzar. Dieron las doce campanadas y él felicitó el año nuevo a los viandantes que paseaban por las aceras, situadas en una inalcanzable cercanía. Nevó, salió el sol, volvió a nevar y volvió a brillar el cielo, pero nunca dejaron de fluir coches.

En algún momento debió despistarse porque de pronto se vio acompañado por una mujer, que debió llegar a la isleta en un singular instante en el que el tráfico se habría detenido. Al principio no se dirigieron la palabra, pensando que ambos estaban de paso, pero seis meses después asumieron que tardarían en cruzar y empezaron a conversar sobre temas banales, con intención de hacer tiempo hasta que el flujo de vehículos amainara.

Con el paso del tiempo intimaron, y pocos años después ya tenían a tres hijos. El tiempo pasó y la familia siguió creciendo hasta que, un día, el Ayuntamiento decidió cortar por un instante el tráfico para desalojar a los ocupas de la isleta, puesto que ya invadían un carril por sentido y afectaban a la fluidez de la vía. Quién sabe si de pena o de desamparo, muchos de ellos fallecieron a los pocos días al cruzar para regresar a su isleta, mientras que los demás perdieron la cordura rodeados de las comodidades de un hogar bien amueblado.

Deja un Comentario

Que así sea

Y vio Dios que los hombres se peleaban por Su existencia. Y decidió que debía predicar la tolerancia de credo y liturgia. Y después de buscar entre todos los hombres buenos se fijó en Eustaquio de Algeciras.

Y en medio de la lluvia se abrió paso un rayo de sol que iluminó a Eustaquio. Y el Señor dijo: «Eustaquio, serás tú quien pregone entre los hombres la tolerancia. Nadie más habrá de pelearse por Mi existencia, y nadie más habrá de imponer su Fe al prójimo. Que así sea».

Y Eustaquio cayó de rodillas, y alzó las manos al cielo, y agradeció al Señor Nuestro Dios, con lágrimas borboteando de sus ojos, la Misión que le había sido encomendada.

Y cuando el cielo volvió a cerrarse, Eustaquio se puso en pie, señaló a su hermano con el dedo acusador y le dijo: «¿Ves como sí existe?».

Deja un Comentario

Flor desprendida

Vio la flor desprenderse del almendro y descender con gracia. La brisa cimbreaba sus pétalos y el sol hacía brillar una gota de rocío atrapada en sus estambres. En ese momento Herminia dejó de sentir aquella congoja, sonrió y se dejó dormir sobre el prado.

3 Comments

Amanda en la ventana

Desde aquella ventana, Amanda veía el mundo bambolearse a izquierda y derecha sin que ella pudiera hacer nada por evitarlo. Los pájaros volaban de forma errática, como si a su vuelo le acompañara un extraño vaivén que los hiciera retroceder y avanzar sin variar ni un milímetro el gesto de sus alas. Los árboles bailaban al unísono, siguiendo el ritmo de una melodía que ella no lograba escuchar. Las montañas que surgían en el horizonte se mecían; parecía que intentaran dormir a los poblados que albergaban en sus colinas, que no obstante siempre dejaban alguna luz encendida. Su vida se resumía en aquella estampa: una ventana y un mundo que escarceaba a través de ella.

Amanda estaba tan intrigada por aquel extraño vaivén que en una ocasión accedió a relacionarse con un hombre sólo por ver si él también se inclinaba a un lado y a otro. Pero no, el hombre se erguía hasta casi los dos metros de alto sin apenas combarse. De su experiencia con aquel hombre concluyó que las personas más altas debían tener peor carácter, a juzgar por la última conversación que mantuvieron:

―¿Estás loca? Lo que se mueve es tu casa. ¡Vives en una casa flotante!

Aquello fue suficiente para Amanda. Entre amar a aquel ser descortés e insolente y seguir viendo el mundo mecer sus formas eligió lo segundo. Nunca más volvería a ser infiel a aquel mundo que bailaba para ella.

Deja un Comentario

El caso de La corona contra los siete Millers

Dicen que todos tenemos un doble en alguna parte, pero Matthew Miller no tenía la paciencia necesaria para encontrarlo, así que raptó a aquel científico para que diera con una fórmula para clonarlo y poder consumar su propósito.

Durante años, el genetista Robert McArthur estuvo retenido en el sótano de una pequeña vivienda rural que Miller frecuentaba los fines de semana. Si no fuera porque estaba secuestrado, McArthur hubiera deseado trabajar en aquel ambiente rural toda su vida, lejos del estrés urbano y de la polución. Además, su secuestrador le proporcionaba los mejores alimentos, le conseguía todo el material que solicitaba y hasta le había asegurado un buen pago en metálico si conseguía clonarlo. Con ese dinero, McArthur calculó que podría jubilarse.

Deja un Comentario

Toda la eternidad

Cuando se reconocieron tras los disfraces de enfermera y de soldado corrieron a encontrarse. El abrazo fue tan poderoso que levantó polvo del suelo e hizo caer algunos cascotes de las ruinas adyacentes. Ella lo miraba con tanto afán que no reparó en la enorme cicatriz de su pómulo; él, absorto, hipnotizado por sus ojos vidriosos, ignoró la quemadura purulenta de su cuello.

―Prométeme que esta vez no te alejarás.

―No lo haré. Estaré junto a ti toda la eternidad.

Diez segundos permanecieron en aquel paraje ruinoso, justo el tiempo que tardó en caer la siguiente bomba. Después, y sabiendo que ya nadie podía robarle el uno al otro, siguieron juntos.

Deja un Comentario