Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Una sonrisa

Cuando alzó la vista el color de las fachadas había mutado. Lo que antes era rojo quemado, ahora era verde vivo; lo que era ceniza rosada, azul eléctrico. Venció el seísmo de sus rodillas y empezó a andar hacia la ventana, y cuando llegó se asomó, luego de soportar el chirrido de las bisagras. No había humo, ni coches, ni asfalto; sólo una gran acera dominada por viandantes. De pronto se percató de que sus manos estaban pobladas de arrugas. Se volvió entonces hacia el temario de las oposiciones y creyó ver una sonrisa socarrona en una de sus páginas.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *